Fundamentación

Las complejidades de las problemáticas sociales emergentes demandan respuestas y propuestas que involucren articulaciones locales, regionales y globales. Las sociedades tienen sus singularidades pero no dejan de situarse en un contexto global en el que emergen tensiones, producto de diversos procesos históricos generados por las dinámicas propias del sistema capitalista. Se observan procesos de variada naturaleza que afectan la constitución de sujetos y subjetividades. A modo de ejemplo, es posible reconocer trayectorias de vida signadas por vínculos débiles y la centralidad del acceso al consumo como mecanismo de integración social, así como también la tensión entre la esfera de lo público (Estado, espacios públicos, políticas públicas, bienes comunes) con la esfera privada (mercado, intereses privados, vida privada), y la creciente desigualdad social; emergentes que demandan respuestas integrales y complejas.

En este contexto general las instituciones que se dedican a la formación profesional, la extensión y la investigación -como es el caso de las universidades- necesariamente deben plantearse la creación de espacios y redes donde sea posible interrogarse acerca de las formas en las que se investiga, de las características de los itinerarios formativos, y del alcance y los límites de sus intervenciones e investigaciones.

En este contexto histórico desafiante, construir respuestas transformadoras, incluyentes, dialogantes, constituye un fundamento ético-epistemológico que debe estar presente en la concepción y realización de eventos académicos como es el caso de este I Congreso Internacional que la Facultad de Psicología asume como un desafío ineludible.

 

 

Declarado de interés por

auspicia